¿QUÉ ES EL BIOMAGNETISMO HOLISTICO?



Es un sistema de diagnóstico terapéutico medicinal, que estudia, detecta, clasifica y corrige las alteraciones del pH mediante el uso del PAR BIOMAGNETICO del Doctor Mexicano, Isaac Goiz Durán.

Este nuevo criterio médico de terapia alternativa, consigue identificar la etiopatogenia de las enfermedades provocadas por virus, bacterias, hongos y parásitos, así como disfunciones glandulares, por medio de la medición cualitativa de la alteración del Potencial de Hidrógeno que provocan los micro organismos patógenos en los seres vivos. 

Desde el punto de vista de la medicina bioenergética, prevalece una nueva teoría y filosofía médica, sustentada en la búsqueda de la patología humana desde el punto de vista energético con la aplicación de imanes superiores a 1.001 Gauss, determinando la polaridad y malignidad de patógenos responsables de las enfermedades.

El uso de esta terapia, no tiene efectos colaterales, salvo para aquéllos que recientemente han sido tratados con quimioterapias.

 

¿Qué es el Par Biomagnético?

Para entender El PAR biomagnético, debemos pensar en la existencia en el cuerpo, de puntos específicos que van pareados y presentan polaridades magnéticas contrarias, positivo negativo o si se prefiere, Norte y Sur, como en un imán común. Al igual que en el caso de los puntos de acupuntura, la ubicación de estos pares biomagnéticos han sido ya definidos por el Dr. Goiz en un mapa del cuerpo. Con el transcurso del tiempo se fueron descubriendo nuevos pares hasta llegar hoy a una cifra cercana a los 250 pares. 

Lo sorprendente del descubrimiento es cuando estos pares se desequilibran, en el polo sur de ellos se concentran focos de determinados virus en un ambiente de pH ligeramente ácido, mientras que en el polo norte se ubican ciertas bacterias, pero en un medio de pH algo mas alcalino que en el resto de los tejidos. 

El Dr. Goiz logra determinar además  que entre ambos focos de virus y bacterias de un mismo par biomagnético, se establece una comunicación sincronizada a distancia, en forma de ondas electromagnéticas  en lo que se conoce como bioresonancia magnética  lo que permite la retroalimentación energética entre dichos microorganismos, los que se potencian en su virulencia y capacidad de resistencia frente a los anticuerpos del sistema inmunológico. 

Los diversos gérmenes establecen en su respectivo par biomagnético una especie de base de operaciones, desde donde se reproducen y se coordina el accionar de toda la especie. 

A través de un test de reacción muscular inteligente, es el propio cuerpo del paciente el que acusa donde se encuentran los pares biomagnéticos desequilibrados. Sobre estos puntos, se colocan imanes de la misma polaridad, lo que produce una interrupción de la retroalimentación energética entre virus y bacterias, y simultáneamente se corrige la alteración del pH. Esto desequilibra la condición de vida de estos microorganismos, que pierden su sustento energético. En el caso de los virus, se destruye su carga patógena de ADN, y en las bacterias, el cambio del pH obstaculiza su reproducción y se debilitan frente al sistema inmunológico. A lo anterior se añade un efecto de cortocircuito en la estructura electromagnética de estos microorganismos, que al ser eliminados permiten substanciales mejoras de los pacientes. 

Si consideramos que además el Dr. Goiz descubrió que diversos virus están presentes en la gran mayoría de las enfermedades consideradas incurables, en algunas de las cuales aún no se reconoce oficialmente la presencia viral, podemos imaginar los alcances extraordinarios que este método tiene para la salud humana, dada la capacidad de eliminar el virus mediante el biomagnetismo. 

A la fecha se han estudiado, diagnosticado y atendido con este procedimiento, durante doce años aproximadamente, a unos 150.000 pacientes, llegando a conclusiones muy importantes. El biomagnetismo médico  al ser un procedimiento de orden físico  natural y externo, no produce efectos colaterales indeseables. Es bien sabido que los organismos superiores pueden ser portadores asintomáticos de microorganismos patógenos  aparentemente en las mucosas de los sistemas respiratorio y digestivo. En realidad lo hacen en los pares biomagnçeticos y, por ello, el biomagnetismo médico es también un procedimiento preventivo de la salud, al detectar oportunamente la patología, aun antes de su manifestación clínica. 


A un nivel general, es conveniente visualizar el estado de salud de los órganos como un equilibrio ideal entre sus cargas negativas y positivas. El cuerpo humano se mantiene en salud siempre que su pH se mantenga en un rango neutro (pH 7). 

La enfermedad se produce cuando se establece una distorsión o desequilibrio entre las cargas positivas o negativas que puede abarcar órganos completos. El biomagnetismo puede corregir estas distorsiones empujando el exceso de cargas negativas con el polo negativo del imán  las cuales son neutralizadas por el exceso de cargas positivas empujadas por el polo positivo del magneto, hasta alcanzar el punto de equilibrio saludable para el cuerpo humano. Por esta razón  el biomagnetismo puede también corregir disfunciones y alteraciones metabólicas en el organismo originadas por estos desequilibrios ácido-básicos. Sus proyecciones terapéuticas entonces abarcan una vasta gama de dolencias, sin embargo sus limitaciones radican en todas esas enfermedades en que se haya producido un daño estructural irreversible, y en que las posibilidades de regeneración están disminuidas por la edad, por cirugías o por acumulación de efectos secundarios de medicamentos durante mucho tiempo.